sábado, 27 de noviembre de 2010

Un rescate a bordo del telesilla


lavoz de galicia.com - España
Socorristas de la estación de Manzaneda y guardia civiles protagonizaron un simulacro para la evacuación de personas en el caso de avería en el remonte

La estación de montaña de Manzaneda está preparada para cualquier incidente. El personal de la instalación puso a prueba su destreza en el rescate del telesilla durante un simulacro que contó con la colaboración del equipo de montaña de la Guardia Civil de Trives. Los socorristas, a modo de funambulistas, se deslizaron por el cable del telesilla sorteando las alturas y, con la ayuda de arneses y una polea, evacuaron a las «víctimas» que se habían quedado suspendidas en el cielo, sin un sólo rasguño y con suma rapidez. Dos guardia civiles, un técnico y un trabajador de la estación asumieron el papel de los evacuados.

«Aquí arriba hace frío, tenemos signos de hipotermia. Rápido, rápido», decían bromeando antes de ser rescatados.
Una ingeniera de la empresa responsable de los remontes de Manzaneda, Ana Francés, supervisó el simulacro para realizar un informe que acredita que «todo está perfecto y la estación es segura y está preparada para cualquier emergencia que implique evacuar a personas que se hayan quedado en el telesilla», expresó.

Evitar el miedo
El mayor inconveniente para un socorrista durante un rescate, argumentó la técnico, es que «la gente se asuste, algo normal al no estar acostumbrada a las alturas. El miedo lo complica todo. Entonces, hay que obligarlos a bajar, tirarlos o empujarlos de la silla pues las personas que van a ser evacuadas van sujetas con arneses, no hay peligro».

Por su parte, Juan Iglesias, guardia civil en Trives, señaló que «el simulacro es una experiencia muy necesaria para estar al día en rescates, porque pasa mucha gente por la estación». Y es que, aunque sólo en una ocasión hubo que rescatar a una familia, hace ya muchos años, el telesilla de seis plazas tiene una capacidad de 2.000 personas por hora, mientras que el de dos mueve a 1.800 cada hora. De ahí la importancia de contar con un buen plan de evacuación por si surge cualquier imprevisto.

Alberto Rodríguez, jefe de pistas, y Miguel Sierra, pisapistas, destacan que este simulacro es, además de necesario, una forma de pasar un día de convivencia «entre los compañeros y la Guardia Civil de Trives, que siempre está en la estación, tanto para rescates como para brindar ayuda a las personas que se lesionan esquiando en las pistas».

La estación de Manzaneda abre mañana la temporada y lo hace con la seguridad a punto. Ahora, «esperamos que la nieve acompañe», coincidieron los participantes en el simulacro

No hay comentarios:

Publicar un comentario