domingo, 14 de noviembre de 2010

Los badenes ralentizan el tiempo de respuesta de las ambulancias


lavozdegalicia.es- ESPAÑA
El perímetro de acceso a la ciudad y las áreas escolares son los principale focos de los reductores de velocidad

El Concello intenta adaptar las elevaciones a la normativa de Fomento, que marca la altura en 10 centímetros

El objetivo de los badenes es mejorar la seguridad en la circulación y convertir la ciudad en un paraíso para el peatón, pero su instalación pasa por alto al transporte sanitario y su condición de urgencia.

En una ciudad donde las elevaciones recorren todo el perímetro urbano para disminuir la velocidad de entrada a una capital que se mueve a 30 kilómetros por hora, las ambulancias aseguran que han duplicado el tiempo de respuesta. «Para salvar a un paciente con una parada cardíaca tenemos un máximo de siete minutos, pero en Pontevedra es imposible», señala uno de los técnicos de ambulancia, que asegura que en distancias cortas tardan más de 15 minutos en llegar.

El Concello intenta ahora adaptarse a la normativa que marca el Ministerio de Fomento sobre las elevaciones. Desde el departamento de José Blanco se obliga a las calzadas de la Red de Carreteras del Estado que implanten badenes a que su elevación no sea superior a diez centímetros y la longitud de la rampa sea de entre uno y 2,5 metros para el caso de la «zona 30».

Asumir una norma
Aunque el Gobierno local intenta modificar los lombos ya diseñados -como ocurrió en los de Fernández Ladreda que superaban esa medida- no están obligados a asumir las exigencias de Fomento al ser suya la potestad sobre la zona urbana.

«En Vigo nos hacen la circulación mucho más fácil», señala uno de los técnicos de ambulancias que explica como en la ciudad olívica, donde solo hay 69 badenes, «podemos alcanzar los 70 u 80 kilómetros por hora en caso de urgencia».

En lo que respecta a Pontevedra las zonas de hospitales tienen el mismo problema para circular que en las calles del perímetro urbano. Pero, ¿cómo se decide la colocación de lombos en una ciudad que los tiene en gran parte de sus calles? Los espacios de mayor incidencia responden a la seguridad peatonal, lo que convierte las zonas de colegios en los principales focos, aunque los vecinos pueden solicitar al Concello su ubicación y este decidir si atiende esta demanda o no.

No hay comentarios:

Publicar un comentario